En este video, Gregg Braden, de forma clara y fascinante, nos da ejemplos reales de experimentos científicos en donde se demuestra que los pensamientos y las emociones afectan nuestro ADN de manera inmediata, al mismo tiempo que el propio ADN afecta nuestra realidad externa.